sábado, 8 de marzo de 2014

5 cosas de Noruega: choque cultural

Un anónimo (que me quiere mucho y que solía hacerme fotos) me pidió que contara por aquí cómo me va la vida en Oslo. Y la verdad es que se me encoge un poquito el estómago al pensar que ya llevo dos meses (¡DOS MESES!) en la capital noruega.

Primeros días de esquimal: -15 grados y sobreviviendo. Las mañas podemos con todo. 

Cuando vas a un país distinto (a vivir, no solo a turistear) son muchas las cosas que te llaman la atención. Y, sobre todo, si te vas a un país con una cultura tan diferente a la tuya como es Noruega. Mi choque cultural pasa por lo siguiente:

1. Todo cierra muy pronto. Tópico 1 confirmado. La mayoría de tiendas cierran sobre las 6 de la tarde, aunque las grandes cadenas y centros comerciales siguen abiertos hasta las 8. 

Los bares de noche cierran a las 3 de la madrugada. Esto último, en realidad, no es mala idea: sales antes, te vuelves antes a casa, duermes la mona hasta las 11 de la mañana y tienes todo el día por delante. 


 Los noruegos son muy fan de la Navidad. No quitaron las lucecitas hasta febrero.

2. Los supermercados son un mundo aparte. Abren a las 7 de la mañana y cierran a las 11 de la noche. O sea, el súper Rema1000 salvando la vida de los noruegos que, acostumbrados a cenar a las 6-7 de la tarde, necesitan recenar a horas intempestivas (las 10 de la noche). Bueno, esa es la teoría que hemos desarrollado nosotras tras analizar los horarios de esta gente. 

La variedad de productos es escasa (señores de Mercadona, plantéense ampliar mercado e instalarse aquí) y los precios son una locura, pero this is Norway y sabíamos a lo que veníamos. 


El primer atardecer que no fue gris visto desde el balcón de un 13er piso. 

3. El café se bebe en pozales. Y lo contenta que estoy yo, oye. (Vale, es lo mínimo que se puede pedir por 4€).


Un café en la Ópera no sé cuánto costará... pero casi será más rentable ir a ver un ballet. Desde 10-12 euros hay entradas.

4. Hay muchísimos niños. De media, unos tres por familia (no es un dato oficial, pero yo no paro de ver niños rubitos y monísimos en el bus y la cifra podría ser perfectamente válida).





5. Noruega es la cuna de los hipsters. De piedra se quedarían los modernos españoles si se vinieran para aquí. Un noruego random es un hipster de libro y le sale sin esfuerzo. Lo siento, pero contra eso no podemos competir. 

PD: aquí los chicos ya se están afeitando la barba para dejar protagonismo al bigote. #trendalert: en unos años en España, todos los modernos con bigotillo. 



¿Son o no son hipsters?


Oslo 2014

EVA







lunes, 30 de diciembre de 2013

Medias de plumeti, una falda corta y una maleta en proceso

En Nochebuena me puse esta falda y mi tía me dijo que en Oslo no podré ir tan corta. A poco más de una semana de empezar la aventura Erasmus, sin otra cosa en la cabeza y con el arsenal de jerseys ya metido en la maleta (todo lo que Ryanair me permite, que 20 kg no dan para mucho), aprovecho para ponerme faldas y medias bonitas de la mejor mercería del mundo mundial. 











Y estreno gafas y estoy muy pesada con esta chupa y tengo a todo el mundo frito con el tema Oslo... y de verdad que parece que no sé hablar de otra cosa últimamente, pero qué se le va a hacer, una no se va a la otra punta de Europa todos los eneros. 

Feliz comienzo de 2014, por cierto. 
Zaragoza, diciembre 2013.

EVA

domingo, 8 de diciembre de 2013

Aventuras: Sommes Démodé

Salir de la zona de confort (todo aquello que nos rodea y que, supuestamente, nos da estabilidad) no es fácil. Pero saltar ese perímetro de comodidad es lo que, muchas veces, nos da la felicidad. Por eso admiro el valor de Julia y Josué al empezar la aventura de Sommes Démodé (físicamente hablando, porque SD es un blog con un bagaje de varios años que en noviembre se convirtió en la tienda de ropa más bonita de Zaragoza).

SD merece un post aparte para que veáis lo bien que la cuidan sus dueños y para que entendáis el porqué de su éxito en su primer mes de vida. Aún está en pañales, pero le auguro una larga vida. De momento, y como aperitivo, esta falda de SD que ha enamorado a mi abuela. Dice -y son palabras de una experta en costura, así que respect- que la confección y el patronaje no pueden ser mejores. 









Sommes Démodé se encuentra en la plaza San Pedro Nolasco, 2 de Zaragoza. Una visitilla allí os arreglará los quebraderos de cabeza sobre qué poneros estas Navidades ;) 

Zaragoza, diciembre 2013

EVA